miércoles, 25 de agosto de 2010

Ser switch y sus problemas.

Switch : Se denomina switch a la persona que gusta de ejercer ambos roles en sus relaciones, es decir el rol dominante o activo y el rol sumiso o pasivo, dependiendo del momento y de la otra persona con la que se relaciona en esa situación. (Según wikipedia)

Esto todos los switch lo entendemos, lo más difícil es asimilarlo.

Asimilar que no depende de ti el como quieras sentirte con la persona que tienes delante.
Modelos: Izquierda Venus Domina; Derecha Shelin{AD}
Fotografía por AmoDark.
Vulgarmente diré que los switch somos volubles a la presencia del otro y no tenemos opción.

Cuando tenemos delante a una persona dominante y nos transmiten su fuerza, solo con su presencia, en muchas ocasiones nos sentiremos sumisos. Cuando tenemos a una persona sumisa y nos transmiten su energía, elevamos la barbilla casi sin querer y nos ponemos sobre ella.
A veces nos puede molestar por que la persona no nos guste o por que no entendemos el por qué de nuestro comportamiento.

Pero claro, esto se da en los extremos cuando es tal nuestra receptividad que se asume casi al instante.
Otras veces es gradual, se incrementa mientras conoces a la persona.

Y como no lo peor de todo es cuando tienes un encontronazo con un/a dominante que no es compatible con tu "yo" dominante. Por mucho que quieras ser sumiso acabarás sacando uñas y dientes para defenderte de esa persona que quiere doblegarte en contra de tu voluntad o de maneras que no congenian con tu personalidad.

Por un lado, el negativo, podemos tener problemas dado nuestro "birol", problemas que con el tiempo podríamos acabar solucionando o aprendiendo como tratarlo.

Por el otro lado, el positivo, te resultará más fácil saber como tratar con la otra persona según como te sientas con ella, "instinto".

Y como no, el dilema, un switch con otro switch.
Si uno de los dos no sabe adaptarse al papel que le toca se acaba sufriendo un tira y afloja de poder. En ocasiones puede ser sano, excitante y constructivo durante una sesión.
En otras se puede acabar mal, se riñe y los dos sacan sus almas dominantes intentando dominar al otro sin que ceda nadie.

Solución... Dejarse llevar y aprender de uno mismo y de los demás.

miércoles, 11 de agosto de 2010

¡Puss Puss Gatita!

Con motivo de hacer más fotos de gatitas nos acicalamos y vestimos adecuadamente Shelin{AD} y yo.
AmoDark, mi maestro, colocó el atrezzo y su cámara en el salón, de modo que cuando llegamos teníamos la cama gatuna y un cuenco con leche.
Nos indicó nuestras posiciones y comenzamos a interpretar poco a poco nuestro papel.
Modelos: Izquierda Shelin{AD}; Derecha Venus Domina.
Fotografía por AmoDark.

Foto tras foto iban surgiendo ideas hasta que se nos ordenó jugar libremente entre nosotras.
Nos lamimos, besamos, mordimos, jugamos con nuestras cadenas de manera inocente y posando para la cámara entre una y otra. La fusta volvió a mis manos, con más confianza cada vez, y le dí algunos azotes a Shelin{AD}. Cambiabamos de actitud, una sumisa, otra dominante y viceversa, es lo bueno de ser ambas switch.

La cámara acabó olvidada mientras hacíamos un descanso, después del cual retomamos el juego entre los tres.
Modelos: Izquierda Shelin{AD}
Derecha Venus Domina.
Fotografía por AmoDark.

Hubieron azotes llegando a mucha más intensidad que la ultima vez, me sorprendo de mi resistencia y mi Maestro también, parando al ver mi trasero muy rojo y lleno de puntitos de sangre.
En ese momento hice una pequeña broma que dentro del contexto nos hizo reír a los tres.

" Ojos que no ven, culo que no siente. "

A continuación mi Maestro me propuso probar pinzas de madera en los pezones, algo que por mi cuenta había experimentado aunque ligeramente. Accedí y me puso una en cada pezón, la sensación la recordaba, es agradable y el dolor no molesta.
Trajo más pinzas para probar mi resistencia y fue colocando de una en una alrededor del pecho acabando por formar un circulo. No era para nada desagradable, aunque poco a poco aumentaba la sensación de dolor era soportable y la sensación cambiaba entre placer y emoción por ver de que era capaz.

Cogió unas cuantas pinzas más y me ordenó abrir las piernas dejando expuesto mi sexo, me colocó cuatro pinzas habilmente a pesar de la dificultad de mis labios al tener forma de mariposa.
Ante mi petición sacamos algunas fotos para recordar la experiencia y seguidamente comenzó mi Maestro a quitarme las pinzas con una fusta.
Modelo Venus Domina.
Fotografía por Shelin{AD}
Una a una iban desapareciendo con una punzada de dolor. Primero retiró el circulo de pinzas que tenia alrededor del pecho, me retiró con la mano la del pezón izquierdo y me retó a quitar la del derecho con la fusta. Accedí.
Llegó el fustazo. La pinza salió volando. Primero el alivio y seguido llegó el dolor. Un dolor picajoso e intenso que duró unos segundos mientras me frotaba el pezón para aliviarlo.
Seguidamente me retiraron con cuidado las pinzas de mis labios vaginales y exhausta me senté en el sillón dando por terminada la sesión con una ultima foto de mi trasero enrojecido.

viernes, 6 de agosto de 2010

Experiencia con "Esposas"

Unos días después de mi llegada, y primera experiencia, casi sin querer acabamos jugando un poco.
Estábamos viendo la televisión la sumisa de mi Maestro y yo mientras él cocinaba. Tranquilamente, con la publicidad de fondo, apareció mi Maestro con unas esposas para pies y se las colocó a su sumisa.
A continuación, ella le hizo la petición a su Amo de que me pusiera a mi las de las manos, a lo cual accedí, pude ver como se colocan y se pone el seguro para evitar accidentes.

Modelo Venus Domina.
Fotografía por Alby Martín.
Al poco él le pidió a su sumisa que se colocara apoyada en el sofá con el trasero en pompa, dándole así unas cuantas nalgadas y fustadas. Mientras miraba se acercó a mi y me levantó por las esposas con la fusta, haciendome entender que me levantara y me colocara al lado de su sumisa, en la misma postura.

Una vez colocada, amenazó con un movimiento de fusta para darme, a lo que le advertí que con el peto vaquero que llevaba iba a doler demasiado, con mi permiso me bajó el peto, el mini pantalón que llevaba y las braguitas.

El semáforo, no necesita explicación. Verde, amarillo y rojo. La forma más facil para saber el limite de alguien. Esa fue la tecnica que usó conmigo para evitar extralimitarse con la fuerza del juego.

En esa postura y compartiendo el momento con su sumisa, comenzó con pequeños fustazos mientras escuchaba como los que le daba a su sumisa eran de mayor intensidad.

Iba y venia de la cocina para vigilar la comida al fuego, entre visitas aumentaba poco a poco la intensidad de la fusta.
Pasó luego a las nalgadas con el mismo procedimiento, no me eran desagradables como pensé en un principio y la sensación de la fusta era nueva para mi, pero grata.
Continuó con nalgadas hasta que empezaron a ser amarillas y trás forzarlas un poco terminó el juego.
Almorzamos una comida algo quemada y pasó el día tan tranquilo como otro, mi sorpresa fue a la noche que observé mi trasero y descubrí unas marcas y moratones.

Me sorprendí de que fueran tan intensas, no sabía de mi aguante al dolor.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Mi primera experiencia.

Modelos: Izquierda Shelin{AD};
Derecha Venus Domina.
Fotografía por AmoDark.
Saludos a todos, escribo para vosotros mi impresión al conocer a mi Maestro, su sumisa y la primera experiencia a manos de los susodichos.

Estaba muy nerviosa al llegar al aeropuerto, con mi pequeña miedosa interior revolucionada mandándome mensajes sobre precaución e intriga. Al rato aparecieron, mi Maestro y su esclava personal, ni de lejos comparables a cuando los veía mediante la webcam. No obstante lo que no cambió ni un ápice fue la cordialidad y confianza con que siempre nos habíamos tratado por chat.
Tras un efusivo saludo y la conveniente llegada al domicilio, me instalé en la habitación de invitados de la casa, sería mi pequeño espacio personal durante la semana siguiente.

Esa misma noche, la sumisa de mi Maestro me engatusó para hacernos fotos con la escusa de probarme ropa, algo que me encanta. Entre timidez y emoción me vistió como una gatita provocativa adornando mi cabeza con unas orejitas, tras unas fotos rápidas recibí la primera dosis de experiencia por parte de mi Maestro.

¿Y qué mejor para romper el hielo que enseñarme a manejar su especialidad? La fusta.

Me enseñó la postura, el movimiento y me dejó que probase por mi misma la intensidad de cada uno de ellos.
Después del nerviosismo inicial poco a poco me soltaba, aunque fue ligera mi confianza en la fusta. Seguidamente me enseñó a dar nalgadas y azotainas con una paleta de cuero muy simpática, tenia una cara alegre en un lado y una cara triste en la otra.

Cansada del viaje dormí como un lirón esa noche y con un buen sabor de boca por mi primer día de "vacaciones".

Saludos a todos.

Esta entrada es para daros la bienvenida y avisar que aún estoy intentando personalizar el blog a mi gusto.
Poco a poco escribiré y espero que el blog guste.
Un saludo caluroso.